Innovación tecnológica

Noticias automatizadas: ¿los robots podrían sustituir a los periodistas?

En enero de 2017, fuimos testigos de una noticia sensacional: el periódico chino Southern Metropolis Daily publicó un artículo escrito por un robot por primera vez en la historia. Robots escritores, realmente parece impresionante.

Antes, a los medios les encantaba el tema de la inteligencia artificial, pero ahora se encuentran cara a cara con este concepto en su propio campo. De repente, han surgido publicaciones sobre cómo la profesión del periodismo desaparecerá pronto, las personas dejarán de interesarse por las noticias y toda la autoridad periodística se le entregará a los robots.

Los lectores también se quedaron asombrados. Cuando escuchamos la expresión “robots periodistas”, nos viene a la mente una versión fantástica de la realidad en la que vemos a androides sentados escribiendo con teclados o impresoras que no solo imprimen las páginas de los periódicos sino que también las componen. En un futuro no tan lejano, podríamos ver a un androide ganar el Premio Pulitzer por primera vez.

Sin embargo, la realidad es mucho más prosaica. El artículo chino que mencionamos anteriormente trataba sobre la “fiebre de turismo”, haciendo referencia a la avalancha de viajes que se producen hacia el festival de primavera de Guangzhou. El estilo del artículo era muy directo. Primero hacía un recuento de las estadísticas extraídas durante un periodo de investigación y terminaba con un sencillo resumen de la información que ya se había proporcionado: un gran número de turistas van a Guangzhou debido a los festivales.

Después de las noticias de China, los informes decían que la agencia de noticias británica Press Association planeaba utilizar la inteligencia artificial para cubrir futuros eventos en el Reino Unido e Irlanda. Obviamente, el alcance de la actividad de los robots periodistas está limitado a las noticias, los anuncios deportivos (sobre próximos eventos, victorias y derrotas de equipos, etc.) y la cobertura de las elecciones (los robots simplemente procesarán los datos del comité electoral e informarán sobre los resultados). En resumen, los robots realizarán un procesamiento sencillo de los datos y monitorizarán la información que llegue.

Además, los bots generarán noticias de un modo conciso y sencillo, pero se quedarán cortos en cuanto a la precisión.

Los bots en la redacción

Después de todo, el futuro de los medios ya ha llegado. Los bots de periodismo ya existen y disfrutan de un cierto nivel de popularidad. En un examen detallado llevado a cabo por la revista de tecnología Wired, los análisis mostraron que los bots eran más populares que las agencias de noticias oficiales. A veces, su índice de referencias es muy elevado y los lectores los prefieren en lugar de las publicaciones en papel, ya que informan sobre eventos más rápidamente y de un modo más conciso y sencillo.

Sin embargo, el trabajo que producen los bots presenta inconvenientes. Para ellos “no es necesario” dedicar tiempo a citar las fuentes de las noticias, por lo que la precisión y la fiabilidad de la información que ofrecen podría ponerse en duda. Últimamente, han aumentado los casos relacionados con este problema: noticias sobre la muerte de un personaje famoso que está vivo y coleando o la “fuga” de decisiones gubernamentales que aún no se han confirmado.

Sin embargo, la eficiencia es lo que más se valora y las “grandes” publicaciones suelen preferir los bots a las clásicas agencias de noticias. Para ellos, lo más importante es que pueden informar sobre las noticias rápidamente. El inconveniente es que desmentir, eliminar o hacer correcciones a un informe de noticias siempre lleva tiempo.

Los medios están pasando por momentos difíciles y el problema de que los robots estén involucrados en el periodismo es cada vez más apremiante. Por lo menos, los periódicos y las revistas están obligados a competir en términos de precisión y eficiencia en blogs y sitios de redes sociales, así como integran sus servicios con estos sitios. Quién podría olvidarse de la interminable saga de noticias falsas, los datos alternativos y otros demonios que plagan el periodismo estadounidense contemporáneo. Los robots y los bots se presentan como la cura a todos los males de esta situación: son fiables, eficientes y obtienen un alto nivel de confianza entre los lectores.

Las redacciones se pasarán a búsquedas de algoritmos y verificación de noticias

El fin de la rutina diaria

El informe de noticias de Guangzhou es un gran regalo para editores y periodistas. La inteligencia artificial podría librarles de hacer las partes más mundanas de su trabajo: investigar, verificar e interpretar la información. Anteriormente, todas las publicaciones debían emplear becarios y estudiantes dispuestos a completar estas tareas, monitorizar las actualizaciones de noticias e interpretar y retransimitir los textos.

En un futuro cercano, se espera que este ejército de trabajadores sin experiencia rechace este tipo de trabajos. Todas las publicaciones pueden programar un robot para que busque informes de noticias sobre una cantidad de temas establecidos, de modo que las actualizaciones de noticias se vuelvan fáciles de escanear.

Quizás el mismo robot se encargue de “comprobar los datos”, otra parte del periodismo que requiere mucho tiempo. Un algoritmo puede encontrar fuentes que confirmen una determinada noticia. Por ejemplo, antes de informar sobre la muerte de un Premio Novel de Literatura (como ocurrió recientemente), un algoritmo encuentra otras noticias sobre este trágico acontecimiento, pero no copia el texto de Twitter de un bromista desconocido.

“Un robot puede ser un valioso asistente para el autor de un texto, pero no puede sustituirlo”

El mito del robot escritor

La aparición de informes de noticias creados por robots no ha sido del agrado de todos y hay muchos escépticos. El influyente periodista científico estadounidense John C. Dvorak publicó una columna en PC Magazine titulada “El mito del robot escritor”. En ella, no escatimó esfuerzos en su examen de todos los escenarios fantásticos que existen sobre el brillante futuro de la prensa. Según el periodista, el robot puede ser un valioso asistente para el autor de un texto, pero nunca lo sustituirá. Otro ejemplo es Wikipedia, que no ha provocado que las enciclopedias de papel queden obsoletas, simplemente ha conseguido que el mercado cambie.

Está claro que, al menos por ahora, algunos formatos periodísticos sencillamente superan las habilidades de los robots. Las columnas, las recetas y los artículos de análisis de los periódicos requieren más de sus autores que simplemente la capacidad de recopilar información. Al menos, debe ser capaz de poner las cosas en orden, algo que los robots aún no pueden hacer. Además, se pide a los periodistas que apliquen un determinado grado de reflexión y evalúen el material recopilado. Eso sin mencionar el hecho de que estos géneros prefieren un estilo distintivo, claramente expresado y reconocible. Cuanto más se parece el periodismo a la literatura, más de autor se vuelve y menos probable es que pase a ser dominio de los robots.

Sin embargo, se han producido algunos intentos y existen proyectos que intentan imitar las características del estilo narrativo de algún escritor. La Higher School of Economics de Moscú está desarrollando un programa que sustituye las palabras distintivas del léxico de escritores rusos como Leskov, Dostoevsky y Griboyedov con sinónimos muy cercanos. Por ejemplo, el programa reescribió el cuarteto más famoso de “El mal de la razón” de Alexander Griboyedov y creó un pasaje muy diferente del original.

Anti-plagio y generación de textos

Aunque todo esto es solo por entretenimiento. Los robots realizan el trabajo sucio, pero inevitable, y lo hacen bastante bien. Su aplicación más popular es la detección de plagio y son los especialistas en relaciones públicas los que principalmente utilizan dichos programas. Los algoritmos detectan lo que se ha “tomado prestado” de un texto. Según el programa, uno de los párrafos de este artículo es material 90 % original y la frase “Premio Nobel de Literatura” fue señalada como “préstamo”.

Una consulta sencilla en cualquier motor de búsqueda proporciona una gran cantidad de texto generado. En realidad, principalmente crearon “rellenos” para los diseñadores web. Varios intentos de generar un texto mínimamente comprensible para utilizarlo en este artículo fueron un auténtico fracaso. Lo mejor que la tecnología contemporánea puede ofrecer es un número definido de letras al azar.

Por ello, los expertos pueden continuar trabajando en paz, ya que los robots no van a robarles el puesto de trabajo a corto plazo. Sin embargo, es el momento de comenzar a pensar en la inteligencia artificial como un colega o un asistente valioso, ya que ni la industria científica ni la del periodismo podría salir adelante sin ella.

Compartir este artículo

Temas relacionados

Innovación tecnológica

Leer el siguiente artículo

Read Full Story