Aprendizaje automático: Lo que se espera de la AI y cómo cambiará nuestras vidas

Los algoritmos de aprendizaje automático se han convertido en un elemento fundamental en el mundo actual. Aunque estos nombres pueden sonar a ciencia ficción, o a algo que no tiene nada que ver con nuestras vidas cotidianas, la realidad es que las interfaces de las aplicaciones, los servicios y muchas otras cosas de hoy día funcionan gracias a los innovadores algoritmos de la inteligencia artificial (AI) y al aprendizaje automático. Ambos temas son particularmente candentes en el mundo de la informática, especialmente entre las empresas de Silicon Valley. Por esta razón, es importante analizar y estudiar los cambios que producirán tanto la propia AI como su implementación.

Antes de mirar hacia adelante y saber lo que nos ofrecerán las tiendas en el futuro, volvamos atrás para descubrir la historia de la inteligencia artificial y cuáles son las principales razones que hay detrás de su creación. Los primeros pasos que permitieron el nacimiento de esta disciplina datan del siglo XVII. Sin embargo, fue en el último siglo, concretamente en el año 1959, cuando Arthur Samuel, un pionero de la inteligencia artificial, sugirió que los ordenadores podrían aprender de forma autónoma en lugar de depender de la información que les proporcionaban los programadores para poder funcionar. Esta convicción se fue consolidando con el paso de los años. La propagación de Internet y el uso cada vez más generalizado de sensores y dispositivos móviles han permitido crear y agregar enormes cantidades de datos a partir de los cuales las máquinas ahora pueden extraer información importante.

En el mundo de la inteligencia artificial, el aprendizaje automático representa un nuevo avance. Gracias a él, y a las aplicaciones especialmente diseñadas, las máquinas pueden aprender de forma autónoma mediante el análisis y la comparación de los datos. La función de los humanos es definir cómo debería aprender el programa y seleccionar los ejemplos y la información que se deben almacenar, así como determinar cómo el programa debería aplicar los conocimientos para la toma de decisiones. Para los análisis se utilizan innumerables tipos de técnicas, desde las más básicas, que combinan la geometría analítica y el álgebra lineal, hasta algoritmos extremadamente complejos.

Una de las técnicas más importantes es el aprendizaje profundo. Esta técnica emplea redes neuronales, un modelo matemático que simula el comportamiento del cerebro humano, y puede adoptar la forma de sistemas basados tanto en software como en hardware. Gracias al aprovechamiento del potencial de las redes neuronales artificiales basadas en múltiples niveles, conexiones y direcciones de propagación de datos, es posible ofrecer servicios e implementar aplicaciones de un modo que habría sido impensable hace tan solo unos años.

 

Nervana Systems e Intel trabajan juntos para mejorar el aprendizaje profundo


Sin duda, una de las empresas más innovadoras y prometedoras de esta industria es Nervana Systems. Recientemente adquirida por Intel, Nervana ha sentado las bases para la creación de soluciones que acabarán con los problemas del aprendizaje automático. En el futuro, el tiempo necesario para adquirir inteligencia artificial se reducirá considerablemente, cuya consecuencia inmediata será la mejora del rendimiento de los modelos de aprendizaje automático y aprendizaje profundo.

Actualmente, Nervana System ya está trabajando en tres soluciones tecnológicas altamente innovadoras. La primera se denomina Neon, una arquitectura lógica que se utilizará para la creación de modelos. La segunda es Nervana Cloud, una plataforma diseñada para empresas y para la creación de soluciones personalizadas. Y la última es Nervana Engine, un procesador desarrollado con el objetivo de mejorar el rendimiento de los sistemas de aprendizaje profundo. Hasta ahora, este procesador ha conseguido que el aprendizaje profundo sea hasta 10 veces más rápido en comparación con las soluciones actuales.

AlphaGo, el ordenador que reta a los humanos

El equipo de investigación DeepMind logró un importante hito en el campo de la inteligencia artificial con el diseño de AlphaGo, un software creado para el juego de mesa Go. AlphaGo retó a Lee Sedol, uno de los mejores jugadores de Go del mundo, a una serie de cinco partidas, de las cuales ganó cuatro y perdió solo una.

Por primera vez, el hombre fue derrotado por un ordenador en uno de los juegos más antiguos y complejos de todos los tiempos. Las tecnologías que utiliza AlphaGo permitieron al software analizar cada uno de los movimientos, así como comprender y anticiparse al comportamiento de Lee Sedol. Esta es una clara demostración del potencial que tienen las tecnologías de hoy día. Lejos de considerar este episodio como una victoria de los ordenadores frente a los humanos, creemos todo lo contrario: Con AlphaGo se ha demostrado la gran fuerza que tiene la combinación del conocimiento humano con la potencia informática de los ordenadores.

Inteligencia artificial: invisible, útil y presente en todas partes


La expansión de las tecnologías de aprendizaje automático y aprendizaje profundo está cambiando nuestras vidas cotidianas. Otro ejemplo interesante, aunque pueda parecer trivial considerando que estamos acostumbrados a utilizarlos constantemente, es el funcionamiento de los teclados de nuestros smartphones. Nuestros teclados funcionan mediante un sistema predictivo que ofrece sugerencias basadas en el contexto y en nuestro estilo de escritura. Al utilizar un análisis en tiempo real, el teclado de nuestro teléfono puede aprender y predecir de forma simultánea las palabras que vamos a escribir. Incluso aplicaciones como las herramientas de reconocimiento de rostro, las aplicaciones de reconocimiento de canciones y otros programas similares siguen basándose en este tipo de tecnologías de aprendizaje automático.

Como puedes imaginar, el uso de la inteligencia artificial se está expandiendo en todos los sectores industriales. Los coches inteligentes sin conductor, los motores de búsqueda, los modelos de análisis de la industria médica, los sistemas predictivos: estas son solo algunas de las aplicaciones en constante evolución donde se utiliza actualmente la AI.

 

La AI, el aprendizaje automático y el aprendizaje profundo: ¿qué futuro nos espera?


Analizar el impacto que tendría la inteligencia artificial en nuestro futuro forma parte de un debate más amplio, incluso en la comunidad científica. Entre las distintas escuelas de pensamiento, a una de ellas le preocupa un futuro donde la propia inteligencia artificial pueda autogestionarse y sustituir a los humanos. Esta idea se comenta con mucha frecuencia en la sociedad actual, donde las películas de ciencia ficción suelen mostrar cómo todo comienza con unas capacidades cognitivas superiores a las de los humanos que podrían asumir las funciones de la humanidad de una manera eficaz. Sin embargo, en la vida real es más importante descubrir cómo los humanos utilizarán estas tecnologías. De hecho, la diferencia no la marcará tanto la propia tecnología, sino el modo en el que se va a utilizar. Las mejoras que ya nos ofrecen estas innovaciones en nuestras vidas cotidianas son realmente extraordinarias.

Lo cierto es que estamos siendo testigos de un cambio paradigmático en nuestra forma de vida. El potencial es enorme y, sin duda, lo que estamos presenciando hoy día es solo el primer capítulo de una historia que se escribirá durante los próximos años.

Por Alberto Marini

Fotografías:

Inteligencia artificial

Aprendizajes automático y profundo

Intel y Nervana Systems

AlphaGO

Algoritmos de aprendizaje automático

El futuro de la inteligencia artificial

Share This Article

Read Full Story