Innovación tecnológica

Coradia iLint: El primer tren de hidrógeno del mundo ya circula por las vías férreas de Alemania

El primer tren de hidrógeno del mundo, el Coradia iLint, ha completado su viaje inaugural. Este tren es el precursor de la nueva era del transporte ferroviario.

A la industria ferroviaria alemana no se la conoce por desarrollar innovaciones técnicas deslumbrantes con cierta regularidad. En términos de innovación, la instalación de la conexión Wi-Fi en su flota de trenes de pasajeros se consideró un hito. Sin embargo, la semana pasada se presentó una innovación en Salzgitter, en Baja Sajonia, que atrajo a periodistas de todo el mundo y que podría ser el preludio de un nuevo capítulo en la historia del transporte ferroviario. El primer tren de pasajeros impulsado por hidrógeno del mundo, el modelo Coradia iLint, completó su viaje inaugural con éxito.

Este tren de piso bajo del proveedor francés de tecnología ferroviaria Alstom es un tren libre de emisiones de CO2. Las pilas de combustible y los depósitos de hidrógeno van colocados sobre el techo del vagón de 300 asientos. El hidrógeno reacciona con el oxígeno del aire ambiental y produce energía para el motor del tren. Los únicos productos residuales de este proceso son vapor y agua. La aplicación de la tecnología de pilas de combustible a los ferrocarriles no es una idea nueva en absoluto. Sin embargo, los primeros modelos experimentaron unos constantes problemas iniciales, como una escasa autonomía y unas bajas velocidades máximas, que impidieron su uso económico.

Tren de hidrógeno ecológico

Su gestión del consumo inteligente y la energía disponible convierten al Coradia iLint en el primer prototipo prometedor. La energía excedente se almacena en baterías instaladas en el suelo del tren, la cual se utiliza para ofrecer suministro a los distintos sistemas de a bordo, como por ejemplo, las puertas y el sistema de aire acondicionado. Según su fabricante, el tren tiene una autonomía de aproximadamente 800 kilómetros por depósito de hidrógeno.

El Coradia iLint es un tren de hidrógeno completamente libre de emisiones de CO2.
El Coradia iLint es un tren de hidrógeno completamente libre de emisiones de CO2. Imagen: Coradia iLint de Alstom

Para los viajes de prueba, se construyó una estación de combustible móvil en Salzgitter para bombear el hidrógeno en estado gaseoso hacia el acumulador de presión del tren. Dado que se necesita un suministro de energía para producir este combustible, Alstom ha declarado que seguirá utilizando el hidrógeno procedente de los procesos industriales. A largo plazo, la producción de hidrógeno se basará en la energía eólica.

Una alternativa silenciosa a los trenes diésel

El Coradia iLint es especialmente adecuado para su uso en vías férreas no electrificadas, por las cuales circulan principalmente los trenes diésel. En comparación con los trenes de combustión, el tren de hidrógeno supone una notable mejora que permite lograr un equilibro entre las cuestiones de ruido y medioambientales. Gracias al motor eléctrico prácticamente silencioso del tren, los únicos ruidos que se oyen durante el viaje son los procedentes de las ruedas al girar y de la resistencia del aire.

Este tren de piso bajo tiene capacidad suficiente para 300 asientos de pasajeros.
Este tren de piso bajo tiene capacidad suficiente para 300 asientos de pasajeros. GIF: Coradia iLint de Alstom (montaje)

El Coradia iLint también podría resultar interesante para los futuros sistemas de vías férreas eléctricas. Y esto se debe a que, como cualquier usuario que suele viajar en tren sabe, la infraestructura necesaria para el transporte por vías férreas eléctricas es especialmente vulnerable a las interrupciones. Ya sea por un cable que se ha enganchado, por un árbol caído o por un cortocircuito provocado por cualquier otra causa, un tendido eléctrico aéreo defectuoso podría paralizar todo el servicio ferroviario durante varias horas. Ahora que el tren de hidrógeno ha completado su viaje inaugural alcanzando velocidades de hasta 80 kilómetros por hora, se realizarán más pruebas en las próximas semanas. En estas pruebas, se espera que el tren alcance una velocidad máxima de 140 km/h. Si se logra con éxito, el tren de hidrógeno podrá transportar a sus primeros pasajeros por la línea Buxtehude–Bremervörde–Bremerhaven–Cuxhaven a principios de 2018.

Foto de portada: Coradia iLint de Alstom (montaje)

Share This Article

Related Topics

Innovación tecnológica

Read This Next

Read Full Story