Estilo de vida

Estas tecnologías iban adelantadas a su tiempo, pero de pronto son chulas otra vez

En la reciente feria IFA 2017 despuntaron varios temas esenciales como la realidad mixta, los sistemas 2 en 1, los electrodomésticos conectados a Internet y los altavoces inteligentes.

Es interesante observar la popularidad actual de los altavoces inteligentes como el Amazon Echo Show (imagen superior) y el Google Home. Están controlados por el reconocimiento de voz y el asistente personal virtual, dos tecnologías que probablemente iban adelantadas a su tiempo y que han vuelto a la escena de un modo triunfante.

La clave es la capacidad de procesamiento. Gracias a los procesadores de vanguardia, incluyendo los chips Intel Xeon que impulsan a la nube y las CPU para portátiles y equipos de sobremesa equipadas con la nueva 8ª generación de procesadores Intel Core, los productos y servicios tienen acceso a una ingente capacidad de potencia de cálculo. Así, ha permitiendo conceder una segunda oportunidad a aquellas tecnologías pioneras que quizás aparecieron demasiado pronto. Como…

El control por voz

El software de reconocimiento/dictado de voz Dragon NaturallySpeaking, que apareció en 1997, prometía llevar a tu ordenador doméstico la tecnología de las películas de ciencia ficción. Pero solo si estabas dispuesto a pasar por un interminable proceso de configuración.

Así pues, para que el software funcionara tenías que enseñarle a que comprendiera tu modo de hablar, por lo que tenías que realizar varios módulos de formación y luego hablarle con mucha atención… una… palabra… tras… otra… y punto y aparte. Punto y aparte. Yo decía, ‘punto y aparte’, y no ‘punto ya parte’… ¡Madre mía! Paso. ¡Que no transcribas eso! ¡Ni eso!

Dragon NaturallySpeaking
Dragon NaturallySpeaking fue uno de los primeros productos de reconocimiento de voz para ordenadores.

La combinación de un vocabulario limitado y unos ordenadores de poca potencia suponía que utilizar las primeras versiones de Dragon era una tarea bastante laboriosa. A veces era más rápido escribir lo que querías decir en lugar de dictar y corregir todos los errores. Tan solo 20 después, productos similares como Siri, Cortana y Alexa han convertido en una realidad práctica y sencilla ese sueño de ciencia ficción. Ahora, la última versión del software NaturallySpeaking utiliza algoritmos avanzados y soporte de la nube para conseguir una mayor precisión y velocidad.

Asistentes digitales antes de Alexa

Si a finales de la década de 1990 tenías un teléfono Orange, era probable que tuvieras debilidad por Wildfire. Wildfire utilizaba procesamiento de lenguaje natural y actuaba como tu asistente ejecutivo personalizado, gestionando así tus mensajes de buzón de voz y haciendo llamadas mediante unos simples comandos de voz. Probablemente fue el precursor de la actual tecnología de asistente virtual más avanzada.

Orange pagó 142 millones de dólares por adquirir Wildfire Communications en el año 2000, para cerrarla al cabo de cinco años debido a la ausencia de demanda.

Videojuegos conectados a Internet

En la actualidad, damos por hecho que los ordenadores siempre están activos y conectados a Internet, lo que nos permite vivir en un mundo online multijugador fácilmente accesible, de pases de temporada/contenidos, de reserva de bonus, de actualizaciones de día cero y de mejoras del sistema.

Pero no hace mucho tiempo que jugábamos a videojuegos en nuestro espléndido confinamiento. El videojuego al que jugabas era el que comprabas, con sus errores y todo. De hecho, cuando Sega intentó impulsar los videojuegos en 1998 con su modernamente equipada consola Dreamcast, la idea no llegó a conectar con los jugadores, porque en su lugar prefirieron la desconectada PlayStation 2.

Realidad virtual

La idea de la VR data de experimentos realizados a finales de la década de 1960, pero adquirió más relevancia pública en la de 1990 cuando el término se puso de moda. Sega anunció las gafas Sega VR para utilizarlas con máquinas de recreativos y la consola Mega Drive, al tiempo que la emergente empresa inglesa Virtuality presentaba los primeros sistemas de juegos recreativos de VR producidos en serie.

La llegada de películas como El cortador de césped en 1992 contribuyó a vender el sueño, pero la tecnología de la época no era lo suficientemente potente para proporcionar una experiencia inmersiva. Como consecuencia, la VR rápidamente perdió su encanto para los usuarios manteniéndose inactiva durante dos décadas hasta la aparición de las Oculus Rift y su célebre campaña en Kickstarter en 2012. Ahora la VR, sin olvidar la AR y la MR (realidad mixta), está por todas partes. Incluso tiene su propio abanderado cinematográfico en la próxima superproducción de Steven Spielberg, Ready Player One.

Google Glass

Ya no hay debate sobre el concepto fundamental que se esconde detrás de estas gafas, que proporcionan información y avisos a usuarios hambrientos de datos a través de una diminuta pantalla de visualización frontal.

Pero aunque la tecnología para llevar puesta era impresionante, la implementación de Google Glass se ha visto frustrada por problemas de privacidad y seguridad. Sin embargo, aunque Google archivó la versión para consumidores en 2015, la versión empresarial Google Glass 2.0, está encontrando apoyo como herramienta de trabajo para los empleados de fábricas, junto con las gafas inteligentes para deportes como las Oakley Radar Pace y las Recon Jet.

El reloj inteligente

Relojes digitales como el Samsung Gear y el Apple Watch son dos ejemplos más de cómo la tecnología actual está permitiendo que las viejas ideas vuelvan a la escena. Aunque es discutible afirmar que el regreso del reloj inteligente haya sido ‘triunfante’.

Los relojes inteligentes actuales están a años luz de los que podían intercambiar datos con un ordenador. El Timex Datalink, por ejemplo, utilizaba un sensor óptico para recibir datos de un ordenador. La información se proyectaba en el sensor mediante una serie de barras horizontales parpadeantes que se mostraban en la pantalla. Era tan torpe y poco fiable como suena.

Da que pensar qué otros nuevos conceptos serán habituales dentro de unos cuantos años, pese a lo lenta que sea su implementación. ¿Granjas verticales? ¿Carne artificial? ¿Bitcoin? ¿O puede que un regreso a los dispositivos para el transporte personal de Segway? No podemos esperar para descubrirlo.

Imagen principal copyright: Amazon

Compartir este artículo

Temas relacionados

Estilo de vida

Leer el siguiente artículo

Read Full Story