Innovación tecnológica

Impresión en 3D: Cómo las marcas internacionales están cambiando nuestras vidas y nuestros cuerpos

Grandes empresas de todo el mundo están desarrollando soluciones de impresión en 3D, los países están creando programas y ofreciendo subvenciones en este campo, y las nuevas instalaciones de investigación están abriendo sus puertas. Ante tanta animación en el mundo de la impresión en 3D, hemos echado un vistazo a algunas de sus novedades más interesantes.

Decenas de famosas empresas de fabricación de ropa deportiva, vehículos e incluso aviones ya utilizan prestaciones de impresión en 3D. Lo más importante es que las impresoras en 3D ayudan a recuperar la salud de miles de personas gracias a la rápida impresión de prótesis y remedios.

Mano en 3D para un superhéroe.

Un chico de Oregón llamado Juan perdió los dedos y parte de la muñeca de la mano, pero lo que no ha perdido es el sentido del humor y su sueño de convertirse en un héroe. La historia de este chico se ha hecho famosa en todo el mundo gracias al ingeniero de Intel Shashi Jain. Ha creado una prótesis en 3D inspirada en Spider-Man para su mano y le ayudado a recuperar la confianza.

Su historia fue una inspiración para Shashi: reunió más de sesenta impresoras en 3D con tecnología Intel, recibió la ayuda de 250 colegas y voluntarios “habilidosos” y produjo cientos de manos en tan solo dos horas. Ahora, estas prótesis son fundamentales para las vidas de los cientos de residentes de Haití que sufrieron el devastador terremoto de 2010.

Voluntarios de Intel reúnen prótesis para las manos de los haitianos.

Los ingenieros de Intel han trabajado para reducir considerablemente el coste de una mano robótica. Esto ha sido sumamente importante para LimbForge, una organización que ayuda a las personas de países subdesarrollados a recuperar sus extremidades amputadas gracias a la impresión en 3D. Para una familia haitiana, esta revolución es tan importante como lo fue la tercera revolución industrial para todo el mundo.

Las zapatillas del futuro

Adidas ha prometido cumplir los sueños de los deportistas. Ya se están imprimiendo las Futurecraft 4D, las zapatillas para correr definitivas y, por el momento, los desarrolladores tienen pensado producir más de 100.000 pares. La empresa ya había utilizado anteriormente la impresión en 3D, pero solo para crear suelas para zapatillas para correr, dado que para imprimir un solo par se necesitaría todo un día. A esta velocidad no llegarían muy lejos.

La nueva tecnología les permite imprimir objetos a partir de un flujo continuo de polímeros sensibles a la luz. Es más rápida y barata que la impresión tradicional por capas. Lo ideal sería poder fabricar un nuevo par en menos tiempo del que tarda el presidente de la empresa en completar su recorrido matinal. Futurecraft 4D es más resistente y flexible que sus antecesoras. Adidas tiene pensado ofrecer un servicio en línea que permitirá a los clientes realizar pedidos personalizados de zapatillas que posteriormente podrán imprimir en 3D en su hogar. 

El calzado de los campeones

Actualmente, Adidas va muy por delante de la competencia, incluso aunque Nike haya sido la pionera en tecnología de diseño en 3D. Aunque esta empresa triunfó en 2013 con las botas de fútbol Vapor Laser Talon, con suelas impresas en 3D que prácticamente no pesaban nada, los ingenieros de Nike dieron un descanso a esta incipiente revolución en 2016.

La campeona olímpica Allyson Felix ganó una medalla de oro en la prueba de relevos de 400 metros corriendo con unas zapatillas Nike en los Juegos Olímpicos de Río. La superficie texturizada de las zapatillas Zoom Superfly Flyknit se compone fundamentalmente de una pieza sólida con clavos creada con una impresora en 3D que ofrece un equilibrio perfecto entre firmeza y flexibilidad. Sin embargo, los creadores de las Zoom Superfly rechazaron la opción de fabricación en serie y prometieron utilizar su valiosa técnica de desarrollo en la creación de nuevas colecciones de calzado deportivo.

Dreamliner en 3D

“Estimados pasajeros, ¡nuestro avión ha sido impreso con una impresora en 3D!”. Sin embargo, la industria de fabricación de aviones lleva utilizando las tecnologías de fabricación de componentes desde hace mucho tiempo. El Boeing Dreamliner 787 de fuselaje ancho será el primer avión comercial cuyos componentes estructurales de carga de titanio se imprimirán en una impresora en 3D. El objetivo de los desarrolladores es ahorrar hasta tres millones de dólares en cada Dreamliner a una velocidad de producción de 114 aviones al año.

El Boeing Dreamliner 787 se convertirá en el primer avión de pasajeros con componentes de titanio impresos.

Airbus anunció la fecha de lanzamiento exacta de su nueva generación de aviones. Según los diseñadores de la empresa, en 2050 podremos ver el avión de pasajeros del futuro surcando los cielos, un avión que será transparente, ligero, económico y con alas que cambiarán de forma. Mientras tanto, la compañía no deja de implementar soluciones de fabricación: componentes para el revestimiento interior, soportes de titanio para las alas y motores con inyectores impresos en 3D. La empresa ha comenzado a desarrollar estructuras de carga. En un futuro próximo, Airbus tienen previsto fabricar paredes antibalas para la cabina de la tripulación impresas en 3D. Y a partir de ahí, la idea de imprimir todo un avión en 3D no estará tan lejos.

Impresora en 3D y OSAGO

Tener un vehículo personal impreso en una impresora en 3D aparcado en tu jardín trasero tampoco es algo que esté tan lejos. Local Motors ya ha desarrollado el primer coche de este tipo: para la producción de su modelo Strati emplearon tan solo 44 horas. Ford imprime cientos de piezas de automóviles todos los días. La fábrica que Volvo tiene en León, Méjico, produce actualmente muchos componentes de los motores de los camiones en tan solo dos días, para los cuales solía ser necesario emplear un mes.

Vehículo de Local Motors impreso en 3D.

Audi está trabajando en su propio centro de tecnología de fabricación de componentes para fabricar piezas de prototipos y crear componentes para coches de carreras prefabricados. BMW tiene el mismo objetivo, ya que las tecnologías de impresión en 3D ayudan a crear prototipos con más rapidez y menos costes. Toyota ha ensamblado un coche con componentes internos impresos en 3D que se adaptan a los requisitos del propietario gracias a que el diseño de muchos componentes se puede ajustar mediante una impresora en 3D. Muy pronto, los riesgos de los seguros más leves se eliminarán gracias a la posibilidad de imprimir un parachoques o un panel lateral en tan solo minutos.

Imprímeme un poco de Citramonum, por favor

Imprimir piezas de coches es una cosa, pero sustituir un órgano humano es algo completamente distinto. Con el desarrollo de los modelos y la impresión en 3D ha nacido una nueva profesión, la de bioarquitecto. Científicos y doctores de todo el mundo salvan vidas gracias a los trasplantes de partes del cuerpo impresas.

El mayor fabricante de impresoras de metal en 3D, LayerWise, ha producido el primer implante de mandíbula inferior de titanio. Oxford Performance Materials, una empresa líder en fabricación de componentes, ha creado una serie de placas con las que se ha sustituido el 75 % del cráneo de un paciente estadounidense. Pfizer utiliza las impresoras en 3D para fabricar los medicamentos que se utilizan para el tratamiento de la artritis. Según los científicos, muy pronto se podrá imprimir cualquier pastilla en una farmacia y, con el tiempo, también en el propio hogar con la fórmula de la medicación que se podrá adaptar a cada uno de los pacientes.

La impresión en 3D es lo último en odontología. La gran empresa privada holandesa NextDent B.V. fabrica prótesis, implantes y alineadores dentales, así como guías quirúrgicas. Las nuevas tecnologías de impresión en 3D permiten a las empresas cumplir unos estrictos criterios de seguridad y biocompatibilidad, así como una serie de rigurosos parámetros médicos. Parece que la impresión en 3D aún no ha alcanzado todo su potencial en el campo médico. Los expertos creen que la impresión de órganos en tiempo real será el próximo gran avance.

Aquí y ahora

La empresa alemana Siemens fue una de las primeras en comenzar a utilizar las impresoras en 3D. Los expertos de la empresa han desarrollado arañas robóticas, unas pequeñas impresoras en 3D para la fabricación comercial de componentes para máquinas. 

General Electric es otra empresa pionera. Actualmente, el 10 % de sus productos se producen utilizando tecnologías de fabricación de componentes. Recientemente, los expertos no solo han logrado imprimir una copia en miniatura de un motor a reacción, sino también arrancarlo y llevarlo hasta las 33.000 rpm. Estos expertos en impresión en 3D han demostrado que los horizontes de la tecnología no tienen límites. 

Las impresoras serán más baratas, las prestaciones de las impresoras mejorarán y la variedad de materiales y métodos utilizados para la producción de una determinada pieza será más amplia. A medida que se reducen los costes de producción, la velocidad y la calidad mejorarán, lo que acortará la distancia entre el fabricante y el cliente, lo que significa que se permitirá a cualquier persona participar en el diseño de productos. Las tecnologías de fabricación de componentes abren nuevas puertas todos los días. Esta revolución tecnológica está teniendo lugar ante nuestros ojos.

Escrito por Irina Loban

Compartir este artículo

Temas relacionados

Innovación tecnológica

Leer el siguiente artículo

Read Full Story