El acceso lo es todo

Introducción a la programación: Empezar siendo adulto

La tecnología continúa desempeñando un papel cada vez mayor en la vida cotidiana, pero aquellos que no estuvieron expuestos a los ordenadores o a los lenguajes de programación en el colegio descubren que tienen dos opciones: aprender nuevas habilidades o quedarse atrás.

Una noche, el analítico Joachim Horn estaba estudiando en la mesa de la cocina mientras su hermano Sam cocinaba pasta. Sam siempre había sido el creativo, alguien que hacía cosas con sus propias manos.

A Joachim le daban envidia las habilidades culinarias de Sam y deseaba poder cocinar. Joachim le dijo algo a su hermano que hizo que Sam viera todo con perspectiva: “Cualquiera puede cocinar si tiene los ingredientes adecuados”.

Joachim Horn
Joachim Horn

Si Joachim hubiera sustituido “cocinar” por “programar”, habría expresado un sentimiento común. A pesar de vivir en un mundo dependiente de la tecnología, la mayoría de los adultos tienen poco conocimiento práctico sobre programación, si es que tienen algo. A diferencia de algunos estudiantes de hoy en día, muchos adultos nunca estuvieron expuestos a estas habilidades en el colegio y, por consiguiente, se sienten intimidados por lo que consideran una tarea insuperable.

Sin olvidar que los principiantes seguramente se desanimen al sumergirse en los complejos mundos de SQL, Java, C++ o cualquier otro lenguaje de programación. Hay una gran cantidad de recursos disponibles para ayudar a los nuevos programadores. Comprometerse a aprender una nueva habilidad es el primer paso.

Después de este momento de inspiración sobre la pasta, Joachim Horn decidió animarse por la sabiduría de su hermano y proporcionar a todas las personas los ingredientes adecuados para cocinar.

“Quería dotar a las personas con el poder y las herramientas necesarias para inventar e innovar”, afirma.

Los acertadamente llamados SAM Labs nacieron y se unieron pronto al programa Acelerador Intel para la enseñanza para educar tecnológicamente a las startups que pretenden cambiar la enseñanza para que los estudiantes logren el éxito.

Proyecto SAM Labs
Proyecto SAM Labs

Aunque Horn quería animar a más niños a que se apuntaran a carreras de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM por sus siglas en inglés), también se centró en crear un producto que combinara habilidades de software y hardware y que pudieran utilizar personas de todas las edades, géneros, razas y niveles de habilidad de modo intuitivo.

El kit de construcción inteligente SAM, que combina módulos SAM y la app SAM Space, cumple con todos estos objetivos al mismo tiempo. Cada módulo conectado por Bluetooth tiene un componente diferente, como luces, sensores de temperatura, botones y mucho más. Los módulos se comunican entre sí mediante la app, que permite a los usuarios arrastrar y soltar los módulos en la pantalla para conectarlos en el mundo físico y crear de todo, desde una máquina de pinball hasta un smartwatch de SAM.

Horn explica que SAM es un modo divertido de que los niños y los adultos jugueteen y se familiaricen con las habilidades que necesitarán para programar antes de profundizar en el aprendizaje de los lenguajes reales. Los principiantes pueden ver cómo sus acciones con los módulos se traducen en programación antes de preparar la etapa de personalización.

Arduino 101, un kit de unos 30 euros que incluye un módulo informático Intel Curie, cumple un objetivo parecido, enseñando a los adultos y a los niños los conceptos básicos de Arduino. Pueden detenerse aquí o continuar desarrollando técnicas más avanzadas que permiten que sus invenciones tecnológicas, desde robots y drones hasta monitores cardíacos, cobren vida.

Craquear el código

Adam Benzion, Presidente y Cofundador de Hackster.io, una comunidad online para aprender sobre hardware, cuenta que las herramientas para principiantes y los juguetes inteligentes para niños fueron esenciales al navegar por primera vez en el mundo de la programación.

Kit de SAM Labs
Kit de SAM Labs

“Code.org sigue siendo fantástico para esto”, afirma. “También tengo un libro llamado Python for Kids de Jason Briggs que creo que es bastante útil y fácil de comprender”.

Benzion también recomienda A Smarter Way to Learn JavaScript de Mark Myers y Programming the Raspberry Pi de Simon Monk. Sin embargo, incluso con todos estos recursos en el mundo…

“Programar es difícil”, asegura Benzion. “No es algo que simplemente se aprende. Requiere trabajo y dedicación diaria”.

Cuenta que existe el concepto erróneo de que cualquiera puede hacerlo.

“Aunque es esencialmente verdad, algunas personas son más habilidosas que otras; ante la duda, practica más. La esencia es que aunque se puede hacer, no es fácil”.

Participar en la comunidad

Sin lugar a dudas, la programación puede ser intimidante nada más comenzar, pero aquellos que han aprendido estas habilidades recomiendan encarecidamente acudir a eventosrecibir clases, unirse a clubes o programas de acelerador, realizar preguntas en Reddit y Stack Overflow, y en caso contrario, conectarse con la comunidad de creadores.

Coding-101_group-learning-e1475260336273

Resulta que, a diferencia de lo que algunos puedan pensar, la programación no es una actividad solitaria, dice Aaron Tersteeg, Jefe del Equipo de Evangelización del Internet de las Cosas de Intel y alguien que pasa mucho tiempo con creadores y desarrolladores.

“El error número uno es pensar que puedes hacerlo todo por ti mismo. Busca ayuda antes de que creas que la necesitas”, aconseja Tersteeg.

“Mi mayor consejo es copia, copia, copia, copia”, continúa. “Encuentra ejemplos. No tengas miedo de romper cosas. Aprende de otros. Las personas de la comunidad son muy generosas con su tiempo. Ve a las reuniones en las que se congregan esas personas, escribe en foros y no te sientas intimidado por la experiencia de alguien, la mayoría están más que dispuestos ayudar a otros a comenzar”.

Permanecer motivado

Comenzar puede ser la batalla más difícil, pero aprender un nuevo lenguaje requiere mucha práctica, incluso si el lenguaje es más de ceros y unos y términos tecnológicos que de dominar la letra “R” en francés. Según Benzion, “la diferencia entre comprometerse a diario o hacerlo cuando surja” es una de las principales cosas que desearía haber sabido cuando comenzó a programar.

coding-101_practice-e1475260370181

Sin embargo, como ya saben todos los que se han comprometido a ir al gimnasio el 1 de enero, seguir un horario estricto no siempre te lleva a continuar algo a largo plazo. Precisamente por eso, Tersteeg recomienda centrarse en proyectos apasionantes para mantener la motivación durante el exigente proceso de aprendizaje. Utiliza una metáfora conocida para explicar el porqué.

“Piensa que es como cocinar: Vas a un restaurante y tienes una experiencia. Después cuando estás en casa quieres recrearlo así que entras en Internet. Ves recetas que te ayuden a emular la experiencia”, dice Tersteeg, sugiriendo que los principiantes echen un vistazo a la Maker Faire para inspirarse.

Habilidades para la vida

De hecho, la mayor ventaja de seguir con el proceso es la recompensa del mundo real.

“Si quieres tener las ideas más claras sobre el mundo y tener una estructura explícita en tu mente, estas habilidades te ofrecen un enfoque de pensamiento lógico sobre el mundo”, cuenta Tersteeg. “Aprendes herramientas más sofisticadas para poder tomar decisiones en la vida”.

“Si tienes una receta para seis personas pero quieres que sea para más, tienes que aumentar las cantidades de la receta”, añade Tersteeg. “Poder realizar ese cambio es muy similar al desarrollo de software”.

Es como ser anfitrión de una cena, posiblemente una con pasta como plato principal.

Compartir este artículo

Temas relacionados

Enseñanza

Leer el siguiente artículo