La tecnología inalámbrica del 5G va a toda velocidad hacia Pyeongchang 2018

Expertos explican cómo un nuevo estándar de la industria acelera el desarrollo de la tecnología 5G y cómo Intel utilizará la futura tecnología inalámbrica para impulsar nuevos modos de experimentar los Juegos Olímpicos.

Cuando los esquiadores, patinadores y otros atletas olímpicos ejecuten sus increíbles proezas, espectadores situados a miles de kilómetros de la Villa Olímpica podrán unirse a la acción y sentir la adrenalina. Gracias a un conjunto de cámaras de ultra-alta definición conectadas mediante el 5G, los aficionados accederán al punto de vista de los atletas desde diversos ángulos, además de sus nombres, países y registros anteriores.

Este es solo un modo en el que los asistentes podrán experimentar el poder y la velocidad del 5G, la futura tecnología de red inalámbrica que Intel y los colaboradores del ecosistema del 5G pondrán a prueba en los XXIII Juegos Olímpicos de Invierno en Pyeongchang, Corea del Sur, en febrero.

La finalidad de llevar el 5G a los Juegos Olímpicos es demostrar el rendimiento, la fiabilidad y los casos prácticos para la tecnología inalámbrica del futuro durante un evento dinámico y de mucho tráfico, según Robert Topol, Director General de Negocio y Tecnología del 5G de Intel. Su equipo probará cómo diferentes dispositivos interactúan con la nueva tecnología de redes, considerablemente más rápida, puede transportar más datos con mucha menos latencia que las redes 4G actuales.

“Durante los últimos seis meses hemos podido ver un paso acelerado del avance del 5G”, afirma Topol. Esto es así porque la primera versión del 5G estándar llegará en diciembre de este año, llamada nueva radio no autónoma (NR).

El estándar de radio inalámbrica 5G NR sienta las bases para el 5G tal y como el LTE lo hizo para el 4G. Se espera que el estándar no autónomo, que se concluirá en diciembre, acelere las pruebas y los avances del 5G comercial mientras se termina de desarrollar el estándar 5G NR autónomo. Se considera que estará preparado para mediados de 2018, según Topol.

Avances de la tecnología 5G antes de Pyeongchang 2018

Las exitosas pruebas y la estandarización realizadas en 2017 estimularon un crecimiento más rápido del 5G. Estudios de mercado pronostican que las conexiones del 5G llegarán a mil millones de personas en todo el mundo en unos cinco años, lo que supone un periodo de tiempo mucho más rápido del que empleó el 4G en alcanzar la misma cifra. Las suscripciones al 5G podrían llegar a los 2,6 mil millones para 2025.

La industria ha hecho grandes progresos en 2017, tanto en cuestiones de pruebas como de estandarización, según el analista Geoff Blaber. El ritmo de progreso significa que el 5G podría estar listo incluso antes de 2020, que es la fecha inicialmente estimada.

“Significa que el 5G puede llevarse más rápidamente al mercado”, aclara. “Contar con un estándar significa que los fabricantes de chips y de infraestructuras pueden adaptar las hojas de ruta de sus avances tecnológicos, lo que reduce el horizonte temporal para llevar productos al mercado”.

Blaber explica que las pruebas del 5G realizadas en 2017 se centraron en redes inalámbricas fijas, es decir, en transmisiones de un punto estacionario a otro. La principal finalidad consistía en descubrir cómo diversas tecnologías funcionaban en conjunto.

Gráfico del 5G

En septiembre, Intel se asoció con empresas de redes y telecomunicaciones de Europa para probar algunas de las primeras redes públicas de 5G en vivo actuando en dicha región.

Una prueba consistía en establecer una conexión de datos basados en el 5G a unos 2.000 pasajeros de un crucero comercial mientras estaba atracado en el Puerto de Pasajeros de Tallin en Estonia. Otra prueba demostró cómo una enorme excavadora para la construcción podía manejarse de modo remoto en una red 5G, lo que probó que la maquinaria se puede controlar así en entornos peligrosos.

En Pyeongchang 2018, según Topol, Intel utilizará el 5G para proporcionar experiencias inmersivas y multimedia en streaming, sin embargo, los meses previos y posteriores a los Juegos Olímpicos traerán pruebas adicionales para aplicaciones para dispositivos móviles y servicios comerciales, incluyendo comunicaciones entre máquinas dirigidas a avanzar en las fábricas y ciudades inteligentes.

“Se va a pasar de simplemente probar operaciones del 5G a desarrollar servicios comerciales”, aclara Topol. “Y todo respaldado por las potentes prestaciones informáticas de las redes centrales y del borde que ofrece la tecnología Intel 5G”.

En noviembre, Topol contó que Intel se había asociado con otros líderes de la industria, como Toyota, para probar la tecnología del 5G y los coches conectados en Japón. La prueba, realizada utilizando la plataforma Intel GO 5G Automotive Platform, alcanzó velocidades de datos de hasta 1 gigabite por segundo para comunicaciones de vídeo en resolución 4K con un coche que viajaba a unos 30 km/h.

Olimpiadas 5G

Para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, “no sólo veremos la evolución del coche conectado y de los smartphones que utilizan el 5G, sino que comenzaremos a ver cómo se utiliza en cosas como los drones autónomos para reparto y las aplicaciones para la ciudad inteligente”, comenta Topol.

“Las sedes olímpicas de Tokio presentarán una nueva generación de aplicaciones para la ciudad inteligente, y el 5G será la red que permitirá ofrecer esas prestaciones”.

Experimentando el 5G

Entre sus prestaciones más potentes, el 5G permite a las máquinas comunicarse entre sí creando una “concienciación contextual”, en palabras de Topol. Por ejemplo, una valla publicitaria de la ciudad inteligente podría utilizar el 5G para actualizar su pantalla como respuesta a las búsquedas realizadas por los usuarios de smartphones cercanos, o bien la red podría ajustar su capacidad automáticamente para satisfacer las necesidades cambiantes.

“Si estoy viendo en streaming un programa o un evento en mi smartphone, no necesito la misma garantía de ancho de banda y velocidad que un coche autónomo”, aclara Blaber. “Aquí es donde las redes 5G despliegan toda su inteligencia, ya que pueden ajustarse para proporcionar la calidad de servicio necesaria para cada caso determinado”.

Gráfico del 5G

Según Topol, en cada fase de pruebas, las empresas están aprendiendo cómo la tecnología 5G puede cambiar el diseño y la funcionalidad de los dispositivos conectados del futuro. Su equipo está estudiando cómo los consumidores se relacionan con la tecnología y cómo las prestaciones del 5G podrán inspirar los cambios en la conducta del ser humano, algo parecido a lo que la tecnología de la pantalla táctil supuso al alterar el modo en el que los usuarios interactuaban con sus dispositivos.

A medida que el 5G proporciona conexiones de mayor calidad y alta velocidad, incluyendo la comunicación directa entre máquinas, las personas podrán elegir si controlar la tecnología por la voz, explica Topol.

“Con el tiempo llegaremos a una etapa de informática ambiental en la que los entornos serán sensibles y responderán a la presencia del usuario”, afirma. Toda forma de experiencia multimedia se moverá con fluidez con el usuario desde la red del hogar hasta el smartphone, el coche y el lugar de trabajo, por ejemplo.

Topol dice que el 5G cuenta con el potencial para cambiar el modo en el que las personas experimentarán el mundo, desde hacer las tareas rutinarias de la vida cotidiana hasta crear modos inmersivos de ver los Juegos Olímpicos de Pyeongchang 2018.

Compartir este artículo

Read Full Story