Arte y música

Lo que trae consigo un monitor de actividad física

Como bloguero que trabaja desde casa, soy una de esas personas que hace muy poco ejercicio. Los días pasan muy rápido y la distancia entre mi mesa y la cafetera es demasiado corta. Poco ejercicio no es saludable, pero esto ya lo sabemos desde niños. Sin embargo, hay otro grupo de personas: los atletas recreativos. Van al gimnasio cuatro veces por semana y hacen footing por la montaña los tres días restantes. La industria tecnológica también ha identificado a estos grupos y quiere ofrecerles los dispositivos adecuados. Son dos tipos de personas muy diferenciados pero equipados con el mismo aparato que les cambia la vida. Estas muñequeras, colgantes o clips para el cinturón se llaman monitores de actividad física.

¿A quién van dirigidos? ¡Al público en general!

“Tan eficaces como una crema antiedad e igual de caros“.

Tal y como su nombre indica, estos dispositivos registran la actividad física, pero también muchas otras funciones, como los pasos que doy al día, las veces que me agacho y las que me doy la vuelta en la cama, básicamente registran cualquier movimiento. Los resultados se van evaluando a lo largo del registro. Presuntamente, los atletas recreativos hacen esto más a menudo que los que son perfectamente conscientes de que no se mueven. Sin embargo, los fabricantes intentan convencerme de que yo necesito algo así. De hecho, sería mucho mejor si todo el mundo llevara uno encima. Los monitores de actividad física están dirigidos al público en general, no a un grupo específico de personas. Al menos, eso es lo que nos quieren hacer creer.

Obviamente, las empresas quieren vender. Es lo que siempre quieren. Entonces, ¿por qué no intentan vender productos personalizados para el individuo? ¿Por qué yo, un bloguero que pasa casi la mayor parte del tiempo sentado delante de un ordenador, debería necesitar de repente un aparato para hacer deporte? Se supone que me motiva y que me hace moverme más. Se supone que una muñequera logra lo que los médicos llevan décadas predicando y, además, se presenta como la panacea de una vida saludable. Una cura milagrosa, la crema antiedad para los amantes de la tecnología. Tan eficaces como una crema antiedad e igual de caros. Se supone que tengo que pagar para que monitoricen mi cuerpo porque una empresa quiere convertirme en una persona sana.

Un “entrenador personal” que te tonifica

“Moov detecta los fallos que cometo cuando hago ejercicio o cuando practico algún deporte y me informa de ellos”.

Y de pronto aparece un monitor de actividad física completamente diferente. Ya no se llama “monitor de actividad física”, sino “entrenador personal”. Es otro dispositivo para llevar puesto en la muñeca, aunque te lo puedes poner en cualquier parte del cuerpo, como el brazo, el tobillo, el zapato o en el bíceps dependiendo de lo que estés haciendo, o incluso directamente en tu equipo deportivo, como el pedal de la bici o un palo de golf. Lo que tiene de especial es que sabe lo que necesitas y lo que estás haciendo mal, por eso le han puesto voz. No solo vibra para recordarme algo, sino que también me lo grita. Bueno, he exagerado un poco con lo de “gritar”, porque el dispositivo tiene una voz femenina agradable, de una señorita llamada Siri.

Estamos hablando del dispositivo para entrenamiento físico Moov, de reciente presentación. Moov no solo registra lo que hago, sino que también me anima a hacer algo. Y a hacerlo correctamente. Moov detecta los fallos que cometo cuando hago ejercicio o cuando practico algún deporte y me informa de ellos. Moov puede motivar a cualquiera. Puede llevar a los atletas recreativos a lograr nuevas marcas personales, enseñar a pacientes de rehabilitación a realizar un movimiento correctamente o incluso acerca minuciosamente el ejercicio al experto en “tumbing”. Moov afirma ser mucho más que una simple muñequera, tanto que la industria quiere que creamos que vendrá a salvar el mundo.

Monitor frente a motivador

“Habrá apps disponibles para todos los deportes o ejercicios físicos”.

El único problema es que Moov todavía no ha salido al mercado. Este fantástico dispositivo para el ejercicio físico no llegará hasta el verano. Se están tomando su tiempo para desarrollarlo, pero no solo el hardware, sino también las apps asociadas, que son el verdadero motor del entrenador personal para llevar puesto y que lo convertirán de monitor a motivador. Las apps permiten a los usuarios ver qué están haciendo bien o mal.

Moov: ¡Disponible este verano!
Moov: ¡Disponible este verano!

Moov no solo se ha diseñado para contar el número de pasos que doy, sino que también mide la fuerza con la que piso y me da información sobre el mejor modo de hacerlo para evitar lesiones. Moov también puede utilizarse en ciclismo, natación o en el gimnasio. Incluso puede monitorizar ejercicios de yoga o ayudar a los golfistas a mejorar su swing. Habrá apps disponibles para todos los deportes o ejercicios físicos. Entonces, ¿qué pasa si un día he dado 10.000 pasos? Todas las muñequeras de ejercicio físico lo registran y luego me dicen si lo he hecho bien, o no. Pero no necesito una muñequera de vivos colores que me cuente todo eso.

¿Qué hace que Moov sea tan especial?

“No necesito ponerme en evidencia en el gimnasio porque puedo hacer mi ejercicio físico en privado”.

Me da la sensación de que a los demás dispositivos de ejercicio físico les gustaría parecerse a Moov, porque en lugar de registrar lo que hago, me motiva para hacerlo. Como aficionado, me dice qué tengo que hacer. No necesito ponerme en evidencia en el gimnasio porque puedo hacer mi ejercicio físico en privado. La interacción entre el hombre y la máquina ya existe. Este dispositivo se personaliza para cada usuario y no es algo que la industria quiere que sepamos. Moov es la creación de un antiguo ingeniero de Apple, el que, junto con su equipo, se tomó al pie de la letra una de las frases célebres de Steve Jobs: “Los detalles importan, merece la pena esperar a hacerlo bien”. Por lo menos, este parece ser el caso.

Todo el que quiera saber más sobre Moov, puede hacerlo aquí..

Share This Article

Related Topics

Enseñanza

Read This Next

Read Full Story