Arte y música

Música en streaming. Analizamos algunas opciones.

Rai Robledo Writer

Recuerdo cuando nuestras estanterías estaban plagadas de casettes donde hacíamos nuestras recopilaciones musicales o grabábamos los últimos éxitos de la radio. Cada uno teníamos nuestras cintas favoritas que escuchábamos una y otra vez. Eran los tiempos del vinilo. Entonces llegó el CD y arrasó, y arrasó tanto que en muchas casas se dejaron de comprar equipos de música con plato para vinilos. En poco tiempo también desaparecieron de las tiendas. El CD se mantuvo años y años siendo el rey. Un sonido limpio, no se estropeaban y cabían más canciones. Ahora todo esto parece de la época del pleistoceno,  pero no fue hace tanto.

El CD se mantuvo hasta que internet empezó a ser una realidad en todos los hogares y el mp3 entró con fuerza. Apple resucitó gracias a su iPod y sus millones de ventas. El CD empezaba a decaer… Lo que nadie podía imaginar es que los reproductores de mp3 iban a durar tan poco. En el momento que nació la plataforma que todo el mundo soñaba pero nadie había inventado. Spotify. ¿Qué más se podía pedir? Música ilimitada, prácticamente todos los artistas, todos sus discos, desde cualquier parte, ordenadores, teléfonos móviles. Sólo necesitabas una conexión a internet y millones de canciones te esperaban.

Spotify  tiene varios competidores. Uno de ellos se llama Tidal y empezó con mucha fuerza como nuevo servicio de música en streaming que surge de un grupo de artistas y discográficas.

Haciendo una comparativa entre ambas:

Tidal ofrece una suscripción básica de 9,99 euros al mes y una oferta Premium de 19,99 euros al mes. Spotify ofrece su servicio gratuito con publicidad, una suscripción básica de 4,99 euros al mes y la oferta Premium 9,99 euros al mes.

Respecto a la calidad musical, Spotify usa ficheros comprimidos en 320 kbps y tiene un catálogo de 20 millones de canciones disponibles. Tidal nos ofrece una calidad CD sin pérdidas en streaming, con su suscripción Tidal HiFi podemos disfrutar de un catálogo con más de 25 millones de canciones con calidad CD, el inconveniente aquí es que, es necesario usar el navegador Chrome. Y si buscamos algo más, podemos subir a su zona Premium para poder escuchar toda su música en compresión AAC 320kbps.

Ambas plataformas utilizan una interfaz bastante parecida y permiten visualizar vídeos musicales en alta definición y listas de reproducción creadas a mano y por los propios artistas.

Tanto Spotify como Tidal están disponibles para iOS y Android aunque Spotify sólo permite usarlo a través de Windows.

spotify-tidal-ux-design

El mundo Internet es así: ¿Spotify o Tidal?, ¿Facebook o Google+?, ¿Whatsapp o Line? Cuando una tecnología innovadora pasa a ser mainstream, aparecen muchos competidores y solo una competencia que ofrezca cosas mejores que la que ya tienes hará que te plantees el cambio. Y este no ha sido el caso de Tidal.

Es cierto que Spotify tiene cosas que mejorar. Esta plataforma en su modo gratuito está inundada de publicidad y con limitaciones en las reproducciones de canciones. Aún así, su versión de pago es barata y hay muchas ofertas que hacen que por muy poco tengas toda la música en tu teléfono y con acceso off line.

¿Qué más competidores tiene en estos momentos Spotify? Otro que destaca es Deezer. Una plataforma francesa que ha empezado fuerte pero que no ofrece ninguna novedad con respecto a Spotify, con lo cual es previsible que se estanque en breve.

Otra es Youtube. Una web que conoce todo el mundo y que infinidad de gente la usa para escuchar música. La ventaja es que es gratis y no hay mucha publicidad. En Youtube puedes escuchar discos completos y en muchos casos de algunos grupos que a día de hoy aún no están en Spotify como es el caso de los Beatles.

El inconveniente de Youtube es que no te vale como reproductor de mp3, es decir, para escuchar música en tu portátil es genial, pero en la calle o en el coche olvídate…

Conviene resaltar en este repaso páginas como SondCloud o BandCamp. A día de hoy son las favoritas para nuevos artistas que cuelgan ahí sus discos, maquetas y sesiones. Podríamos decir que son compatibles con Spotyfy, Tidal o Deezer porque el uso que se les da es diferente.

Conclusión:

Tidal ocupa ahora mismo la segunda posición en esta lucha ya que ha llegado demasiado tarde y ya existen plataformas musicales suficientes. Desde Spotify a Youtube (con 1000 millones de usuarios) a Pandora (69 millones seguidores), Deezer, Rdio y la reciente desaparecida Grooveshark que, contaba con más de 35 millones de usuarios mensuales, antes de cerrar esta misma semana debido a incidencias en su gestión de derechos de autor…

Así de cruel es internet. Antes era el mercado y los fabricantes quienes imponían los cambios. Esto pasó con el vinilo, que por cierto ha vuelto a superar en ventas al CD, de hecho hay artistas que ya solo publican sus discos en vinilo y en digital. También pasó con los formatos de vídeo VHS, Beta y el paso al DVD y luego al Blue Ray… Pero en internet los cambios los marcan los usuarios, la viralidad, el boca a boca y por supuesto las plataformas de calidad.

 

 

 

 

Share This Article

Related Topics

Entretenimiento

Read This Next

Read Full Story