Del papel al píxel: los ordenadores en la ilustración

La ilustración nació como una profesión manual, una labor realizada a mano con un papel, lápiz y colores. Sin embargo, a lo largo del tiempo, el vínculo entre las habilidades manuales y la representación digital se ha vuelto cada vez más importante a la hora de alcanzar un resultado creativo profesional.

Entonces, ¿cuáles son las mejores herramientas actuales para trasladar el arte del papel al píxel?

La tecnología de hoy día ha dado importantes pasos hacia este objetivo, por lo que muchas compañías ya están desarrollando lineas de productos enfocadas a ilustradores, como portátiles que digitalizan tus bocetos al momento o lápices ópticos que memorizan tus movimientos para que los puedas guardar en el ordenador cuando quieras. Pero ya seas de los que prefiere el papel y el lápiz o dibujar directamente sobre una tableta gráfica, tu ordenador es el que marca la mayor diferencia.

A menudo, la gente se compra un ordenador de manera impulsiva y sin dedicarle el suficiente tiempo a estudiar los componentes que tiene o para qué lo va a utilizar. Y, sin embargo, es muy importante elegir el ordenador idóneo para tu profesión y valorar cuidadosamente las diversas opciones disponibles para que al final obtengas un dispositivo que te permita trabajar al máximo de tus habilidades.

Como ilustrador, obviamente utilizarás software específico, como Adobe suite, y a menudo trabajarás con varios programas al mismo tiempo y con ilustraciones con una alta densidad de píxeles. Por lo tanto, si quieres que tu ordenador no se bloquee por completo, necesitarás un dispositivo de alto rendimiento con una configuración flexible y que te aporte una capacidad suficiente como para poder guardar grandes proyectos y exportar archivos finalizados rápidamente.

ilustración

En este tipo de trabajo, el tiempo es fundamental: a menudo tendrás menos de 24 horas para entregar borradores o versiones definitivas.

Además, sin duda se te exigirá que realices modificaciones o cambios, por lo que necesitarás ser rápido al llevar a cabo tanto el trabajo en sí como en las correcciones que debas realizar en tu proyecto. Este es otro motivo por el que trabajar en digital hace tu vida más fácil, por lo que tu ordenador debe ser tu mejor aliado.

El procesador determina el rendimiento de tu ordenador: cuanto más rápido sea, más rápido podrás realizar operaciones y utilizar programas. Por ejemplo, un procesador Intel Core i7 de cuatro núcleos o superior realiza tareas informáticas de inmediato, aumentando la velocidad de tu ordenador. Por último, también es esencial contar con mucha RAM, un disco duro con una elevada velocidad de lectura y escritura y una tarjeta gráfica con rendimiento de nivel profesional.

Otro punto importante que tachar de tu lista es decidir si vas a necesitar un portátil para poder utilizarlo en cualquier lugar, o si vas a preferir trabajar siempre desde el mismo sitio. En otras palabras, ¿necesitas un portátil o un equipo de sobremesa?

Si siempre estás en movimiento y la flexibilidad es tu principal prioridad, los sistemas 2 en 1 de Intel te ofrecen la mezcla perfecta entre versatilidad y rendimiento.

Esta opción te permite utilizar tu ordenador de última generación en modo portátil o en modo tienda para obtener una visión completa de tu contenido, para después cambiar al formato tableta, flexible y ligero, simplemente separando el teclado. Así, obtienes lo mejor de los dos mundos en un solo ordenador con mucha autonomía, diseñado para ir contigo a todas partes.

ilustración

Por otro lado, si lo que buscas es un lugar de trabajo fijo, la tecnología que se utiliza para los componentes hardware, cada vez más pequeños y potentes, así como en los dispositivos superfinos, ha evolucionado hasta traerte el ordenador All-in-one.

Al fusionar las funciones de un portátil y de un equipo de sobremesa, estos dispositivos táctiles albergan todo su hardware en un espacio reducido y alimentado por un solo cable.

ilustración

Y no nos olvidemos del rendimiento al visualizar. Tu monitor es un componente vital y tiene un impacto significativo en la calidad de tu trabajo: aspectos como la renderización del color, el tamaño, la resolución y el tiempo de respuesta son cruciales cuando hablamos de producir de manera realista imágenes fluidas con el foco puesto en todas las características y detalles que tu ilustración necesita.

Independientemente de lo que elijas, tu objetivo principal siempre debe ser maximizar la eficiencia, haciendo uso de toda la tecnología que tengas a tu alcance. Despídete de los enchufes y los cables inútiles y saluda al máximo rendimiento con el mínimo espacio: ahora puedes desarrollar tus habilidades y tu creatividad sin la menor complicación.

Compartir este artículo

Read Full Story