¿Puede la realidad aumentada reducir los incidentes ocasionados por el enfado de los conductores?

Para muchos conductores, enfadarse al volante es algo habitual. Pero incluso aunque esta ira pueda justificarse en ocasiones, también puede ser peligrosa, ya que el conductor se distrae y deja de prestar atención a lo que sucede en la carretera. Los investigadores están intentando establecer una comunicación más segura entre los conductores con la ayuda de una aplicación de realidad aumentada.

Imagínate que vas conduciendo pensando en tu empresa y, de repente, un coche se cruza delante de tu vehículo a toda velocidad. Te enfadas, tocas el claxon y, por un momento, te pones en peligro porque prestas menos atención a lo que sucede a tu alrededor. Pero, si hubieras sabido que el coche que se cruzó en tu camino iba a toda velocidad porque se dirigía al hospital, ¿habrías tenido la misma reacción?

Esta es la pregunta que plantearon los investigadores de la Universidad Tecnológica de Eindhoven, en los Países Bajos. “En Estados Unidos, 1.500 personas mueren o resultan heridas cada año por comportamientos agresivos”, explica Chao Wang, científico jefe del proyecto. El objetivo de este proyecto es desarrollar una aplicación para dispositivos móviles que utiliza la realidad aumentada para permitir la comunicación entre los conductores.

¿Cómo funciona?

Su funcionamiento es relativamente sencillo. Desarrollada para funcionar con un smartphone, esta aplicación utiliza la pantalla del teléfono para proyectar una imagen en una pequeña pantalla de plástico situada cerca del parabrisas. Esto permite a los conductores ver la información sin distraerse con sus smartphones. La aplicación también incluye un sistema de frases y pictogramas sencillos que permiten a los conductores enviar mensajes breves a otros usuarios para explicar las razones de su comportamiento en la carretera.

Por ejemplo, en la pantalla podría aparecer un icono de un avión, lo que indicaría que el coche que circula detrás se dirige al aeropuerto y que puede que vaya con prisa. Posteriormente, el conductor entendería el motivo por el que ese coche circula de un modo más “deportivo” de lo habitual y, al conocer por adelantado la razón que explica su forma de conducir, evitaría entorpecerle el paso. De esta forma se podrían comunicar numerosas situaciones diferentes.

Sin embargo, esto no significa que la aplicación nos dé rienda suelta en las carreteras: con el tiempo los desarrolladores tienen previsto incorporar algunas medidas de seguridad, como la limitación del uso de determinadas funciones que podrían justificar un comportamiento peligroso. Además, otros usuarios de la carretera también podrán “poner notas” a los demás conductores mediante el envío de notificaciones similares a los iconos de Facebook, bien para felicitarles por su conducción respetuosa o para manifestarles su enfado.


Múltiples usos

Los investigadores y desarrolladores están actualmente probando la aplicación entre un reducido grupo de conductores para valorar su eficacia. Para identificar el coche que utiliza la aplicación se utiliza un adhesivo que se coloca en el parabrisas delantero, pero Chao Wang prevé que en el futuro se podrían identificar utilizando las matrículas.

Si se demuestra que con este nuevo método de comunicación que ofrece la aplicación descienden los casos de conducción agresiva, los investigadores creen que este sistema también podría resultar interesante para las compañías aseguradoras, dado que podrían utilizar las notas de los conductores para evaluar sus hábitos de conducción y, en última instancia, adaptar sus pólizas de seguro basándose en esta información. Sin duda, aunque el proyecto aún se encuentra en su fase inicial, nos da una idea de lo que nos ofrecerán las carreteras con una tecnología que ya está al alcance de nuestras manos.

Audrey Oeillet

Compartir este artículo