Ciencia

Robot molecular: Un nanobrazo que combina moléculas en nuevos materiales

Este robot molecular es capaz de combinar moléculas individuales, lo que significa que posiblemente muy pronto se podrán fabricar nuevos fármacos y materiales como si se construyera un castillo de Lego.

El primer robot molecular del mundo se compone de tan solo 150 átomos, lo que le hace ser mil millones de veces más pequeño que un grano de sal. Pero lo que puede hacer es incluso más impresionante que su tamaño: viene equipado con un brazo que es capaz de mover las moléculas de una en una y combinarlas entre sí para crear otras de mayor tamaño. Gracias a esta capacidad, se podrían fabricar nuevos tipos de materiales y máquinas.

“Realizan una labor similar a la que llevan a cabo los robots en las cadenas de montaje de vehículos”, explica el profesor David Leigh, quien fue el encargado de dirigir la investigación. Pero en lugar de seleccionar paneles y colocarlos en la posición correcta para soldarlos a la carrocería de un coche, los nanobrazos combinan moléculas que, a su vez, se componen de múltiples átomos. Los robots moleculares se controlan mediante la incorporación de una serie de productos químicos en la solución que los contiene. Esto provoca distintas reacciones químicas que permiten que las moléculas del brazo y las del material de construcción se atraigan o repelan entre sí.

Nanofábricas para robots moleculares

Los científicos utilizan unos procesos químicos similares en el proceso de producción de fármacos y plásticos que se fabrican a partir de componentes químicos. Pero la precisión del robot molecular es mucho más alta, lo que permite reducir el consumo de energía y materias primas. De esta forma también se reducen los costes de producción al tiempo que se acelera el desarrollo de nuevos materiales.

El robot molecular combina átomos para crear nuevos materiales.
El robot molecular combina átomos para crear nuevos materiales.

El nanobrazo representa lo último en miniaturización de maquinaria y ofrece nuevas posibilidades de producción de productos. “En 10 o 20 años, los robots moleculares se utilizarán en las cadenas de montaje de fábricas moleculares para fabricar distintos tipos de moléculas y materiales”, predice Leigh. Para que esto se haga realidad, este profesor y sus colegas se plantean como objetivo reducir más formas de tecnología a nivel molecular. Por esta razón, afirma que los nanorrobots son solo el principio de este proceso: “Nuestro objetivo es diseñar y fabricar las máquinas más pequeñas posibles”.

 Foto de portada: Universidad de Mánchester – (Montaje)

Compartir este artículo

Temas relacionados

Ciencia

Leer el siguiente artículo

Read Full Story