Ciencia

Un gran paso para las mujeres

Joyce Riha Linik Escritora

Por primera vez, la mitad de los graduados astronautas de la NASA son mujeres y se están preparando para ir a donde ningún hombre ha ido nunca: Marte

Entre los documentales y las películas que hacen crónica de los hombres valientes que se aventuraron en el espacio por primera vez y el borroso vídeo de Neil Armstrong dando el primer paso de la humanidad en la luna, hay demasiadas escenas de mujeres esperando en casa con los ojos pegados a la pantalla de la televisión y el teléfono a mano esperando noticias del destino de sus maridos en el gran vacío.

Sin embargo, actualmente el 50% de la última clase de astronautas es femenino. Está claro que las mujeres se han ganado un puesto en el cohete y es probable que una de ellas sea la primera persona en pisar Marte.

No se eligió a las nuevas graduadas de la Nasa por su género; ganaron a 6.100 solicitantes porque eran las mejores para el trabajo.

“Nunca determinamos cuántas personas de cada género vamos a elegir, sino que estas personas fueron las mejores cualificadas de las que entrevistamos”, afirma Janet Kavandi, Directora Adjunta de la NASA en el Glenn Research Centre, sobre la última clase de astronautas.

Christina Hammock Koch, Nicole Aunapu Mann, Jessica Meir y Anne McClain
Christina Hammock Koch, Nicole Aunapu Mann, Jessica Meir y Anne McClain

Aunque todavía faltan al menos 15 años para la misión, los preparativos ya están en marcha. Las mujeres desempeñarán un papel en todos los aspectos de ese viaje, ya sea entre bastidores, creando el equipo para llegar hasta allí o en primer plano preparándose para explorar el planeta rojo.

“Si vamos a Marte, representaremos a nuestra especie al completo en un lugar en el que no hemos estado nunca”, dice Anne McClain, condecorada veterana de guerra de 36 años que voló en primera línea en la operación Libertad Iraquí. “En mi opinión, es lo máximo que un ser humano puede lograr”.

Pioneros en el espacio

Los datos actuales muestran que no hay evidencia de diferencias entre géneros cuando se examinan las respuestas conductuales o fisiológicas durante los vuelos espaciales.

Sin embargo, es más probable que las mujeres experimenten intolerancia ortostática (la incapacidad de permanecer de pie durante mucho tiempo sin desmayarse) después de aterrizar. Mientras que es más probable que los hombres experimenten problemas visuales después de un tiempo en el espacio.

Los investigadores de la NASA saben que hay disparidad entre los datos disponibles sobre hombres y mujeres, ya que muchas menos mujeres han tenido la oportunidad de viajar al espacio. Hasta la fecha, 543 humanos lo han hecho, pero solo un 11% han sido mujeres.

No se trata de que algunas no hayan llegado ya. Por ejemplo, está la Dr. Helen Sharman, la química que se convirtió en la primera astronauta británica y en la primera mujer en visitar la estación espacial Mir en 1991, y la italiana Samantha Cristoforetti, la primera mujer en pasar 200 días seguidos viviendo en la Estación Espacial Internacional. Aun así, dado que anteriormente este campo ha estado dominado por hombres, este cambio reciente es radical.

NASA-women-astronauts_Mars-e1463499474479-es

Llegar a la NASA, por no decir a Marte, es un paso gigante por sí solo.

“Siempre he puesto mis ojos en trabajar con la NASA, pero no quería entrar haciendo las cosas habituales como aprender a volar y a bucear”, cuenta Christina Hammock Koch de 37 años. “Quería entrar porque me apasionaba la ciencia y la próxima frontera”. Pasó tres años y medio trabajando en “fronteras” de la Tierra: en la Antártida, incluyendo en el Polo Sur, y en el Ártico.

Koch también trabajó en el Laboratorio de Astrofísica de Altas Energías del Centro de Vuelo Espacial Goddard y en el Departamento Espacial del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, donde ayudó a desarrollar instrumentos científicos que ya se utilizan en muchas misiones de la NASA.

A Koch y McClain se les unen Jessica Meir y Nicole Aunapu Mann, ambas de 38 años. Meir, bióloga, estudió los efectos de la microgravedad y el vuelo espacial en el cuerpo humano en el Centro Espacial Johnson antes de convertirse en astronauta.  Mann es ingeniera mecánica y realizó dos periodos de servicio con el Cuerpo de Marines, pilotando aviones de combate en las operaciones Libertad Iraquí y Libertad Duradera.

Viajando a Marte

El viaje a Marte será arduo. Está a 56 millones de kilómetros de distancia y el trayecto durará entre seis y nueve meses. Una misión de ida y vuelta tardaría entre dos y tres años. Las condiciones son duras, con tormentas de polvo de meses de duración y temperaturas que bajan hasta los -140 ºC grados en invierno.

Sin embargo, los astronautas ya están adquiriendo las habilidades necesarias para el viaje.

Durante su entrenamiento de dos años como astronautas, las mujeres pilotaron aviones supersónicos T-38 (capaces de ir a 32 kilómetros por minuto), experimentaron la gravedad cero en la “ aeronave de gravedad reducida” y se pusieron trajes espaciales de 181 kg para realizar tareas a 12 metros bajo el agua con una maqueta de la Estación Espacial Internacional en el Laboratorio de Flotabilidad Neutra.

NASA-women-astronauts_International-Space-Station-e1463499524531-es

McClain compara llevar el traje espacial con pilotar un avión.

“Es una pieza de equipo extremadamente técnica”, afirma. “Tienes que conocer todos los detalles del traje, los procedimientos de emergencia, los diferentes sistemas, tienes que aprender un modo diferente de adaptar los movimientos de tu cuerpo para cumplir la misión”.

Los astronautas continuarán entrenando mientras progresan mediante el plan de la misión a Marte de tres niveles: Exploración de la Tierra Dependiente se centra en investigar a bordo de la Estación Espacial Internacional..Campo de Pruebas es donde la NASA realizará operaciones complejas en un entorno espacial profundo (pero no demasiado profundo). Las actividades de Tierra Independiente incluyen misiones humanas en el espacio profundo y, con el tiempo, en Marte.

Durante el plan, la NASA continuará reuniendo datos sobre los efectos fisiológicos que los viajes espaciales tienen en el cuerpo humano, así como las diferencias sobre cómo los hombres y las mujeres reaccionan al espacio.

Habiendo superado desafíos extremos aquí en la Tierra, Mann, McClain, Koch y Meir están preparadas para enfrentarse a la próxima frontera.

Compartir este artículo

Temas relacionados

Ciencia Enseñanza

Leer el siguiente artículo

Read Full Story