Salud

Vasos sanguíneos impresos: Un nuevo método permite trasplantar órganos artificiales

Hans-Martin Durst Autor, Hemd & Hoodie
Por primera vez, los vasos sanguíneos de órganos artificiales se pueden imprimir, no solo individualmente sino también como una red, gracias un nuevo proceso de impresión en 3D.

Existe la esperanza de que este nuevo proceso pueda servir para producir órganos humanos utilizando las impresoras en 3D y los dispositivos que ya se utilizan desde hace tiempo. Aunque se ha logrado un cierto progreso, aún existe el problema de cómo acoplar el trasplante al sistema cardiovascular del cuerpo humano. “Prácticamente todos los tipos de tejidos y órganos requieren vasos sanguíneos para sobrevivir y funcionar”, explica el profesor Shaochen Chen de la Universidad de California de San Diego. Por esta razón, él y su equipo han desarrollado un proceso de impresión en 3D que permite producir toda la red de vasos sanguíneos por primera vez.

Para ello, un ordenador divide el modelo en 3D de un sistema de vasos sanguíneos en diminutas imágenes individuales que, a continuación, se transmiten a millones de pequeños espejos microscópicos. Mediante una luz ultravioleta, estos espejos proyectan las fotografías en una solución química que contiene tanto las células vivas como los polímeros. La luz aplica un tratamiento a las soluciones. Mediante este método, el modelo se imprime en capas produciendo una malla de polímero en 3D que alberga las células vivas. Las últimas capas terminan de crecer y fusionarse en la red en el plazo de un día para finalmente formar el vaso sanguíneo completo.

Los vasos sanguíneos podrían salvar 175.000 vidas al año

A diferencia de los actuales procesos que tardan varias horas en imprimir un vaso sanguíneo únicamente, el nuevo método es capaz de imprimir una red de vasos sanguíneos delicadamente ramificada en cuestión de segundos. “En cambio, otras tecnologías de impresión en 3D producen estructuras que se podrían describir como pixeladas”, afirma Wei Zhu del equipo de investigadores de Chen. Los vasos sanguíneos que tienen un grosor conjunto de doce cabellos humanos se crean sobre una superficie de cuatro por cinco milímetros. Además, el nuevo método es más económico que las anteriores tecnologías y se basa en materiales biocompatibles.

El nuevo método de impresión en 3D crea una red de vasos sanguíneos microscópicos.
El nuevo método de impresión en 3D crea una red de vasos sanguíneos microscópicos. Imagen: Universidad de California en San Diego – (montaje)

Por tanto, y a diferencia de los anteriores procedimientos, los vasos sanguíneos creados artificialmente se pueden integrar en el sistema circulatorio del cuerpo humano sin problemas. En el futuro, la impresora en 3D funcionará con células madre extraídas del paciente para evitar que el sistema inmunológico desencadene una respuesta de rechazo. Los científicos quieren probar su descubrimiento en distintos ensayos clínicos en los próximos años. Si los ensayos se llevan a cabo con éxito, el procedimiento podría salvar la vida de unas 175.000 personas al año. En lugar de tener que apuntarse a una lista de espera de trasplantes, estos pacientes podrán recibir un nuevo órgano, incluyendo sus vasos sanguíneos, gracias a la impresora en 3D.

Foto de portada: Flickr – Medicina Militar (CC BY 2.0) – montaje

Compartir este artículo

Temas relacionados

Salud

Leer el siguiente artículo